Pensádote.

Me hace falta ese agotador susurro de tu voz provocadora invitándome a probar el mar de tus deseos. 

Cierro los ojos y siento el silencio de la inconquistable caricia que me has quitado, solo el eco de la ausencia de tu efímera y volátil presencia yace en mis pensamientos. 

Ojalá te me fueras de la piel, ojalá pudiese borrar los mapas que trazaste en mi cuerpo, y el deseo incierto de tus besos, dejar de pensar en tu saliva sobre mis versos. 

Me hace falta que me invoques, que me lleves a la lujuria que me hagas gritar tu nombre del que ya no me acuerdo.

Me hace falta la conquista, del grito placentero entre tus brazos, tu cabello alborotado, es que me gustas tanto. 

Que podría olvidar por un momento como te he odiado, podría dejar a un lado mis sentimientos solo para desvestirte entre mis brazos, arrancarte la ropa, arañarte la espalda y hacerte mía de una vez, aunque sea una última vez. 

 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Poeteros

Instagram: Miniptx

Anuncios

Retórica

Desborda tus palabras en mis labios,

hazme sentir esa retórica dentro de mí,

bebe de mis mares, de los deseos que desatas aquí.

Y sin darme cuenta solo voy cayendo en el peligro de tus manos,

dejándome llevar por el sabor de tus labios,

no eres lo que espero, quizá ni lo que quiero,

pero basta con escucharte para saber que quiero sentir como me tomas.

Tócame, con esa habilidad de las mil amantes que traes de antes,

sumerge tu lengua dentro de mí, y hazme sentir que no existe nadie más aquí.

Desborda tu pasión, frénetica mientras tocas con tus manos cada poro de mi ser,

solo está noche, desborda tus palabras en mi piel,

y tócame con el talento del pianista de ayer.

Solo está noche, quédate.

 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Poeteros

Instagram: Miniptx

 

Dame algo de ti

No importa si son tus manos, si son tus labios, si son tus nalgas redondas y suaves. El punto es que me des algo de ti, un trozo de papel con algún garabato que hiciste pensando en mí, una bufanda que tenga el olor de tu perfume y piel, que guarde el sudor de tu cuello que tanto me saboreo.

Dame algo de ti, un texto, una llamada, un gemido que se pierda en la cama.

Una mordida en la espalda, tus uñas, dientes enterrándose en mi almohada. Tus piernas, abiertas esperando mi lengua, tus gritos, tus reproches, tus lamentos.

Pero por favor, dame algo de ti, algo que me guarde en el pecho que me tiene ardiendo, algo que calme estás manos que ansian tocarte todo el tiempo, algo que me pueda beber de vez en cuanto junto con mi trago de alcohol, necesito algo a que aferrarme para no buscarte en otro amor.

Dame algo de ti, un suspiro, una caricia, una bofetada que me deje la carne roja y los ojos llenos de furia.

Ven, muérdeme, tómame, hazme de ti, dame lo que quieras, quédate en mí.

 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

 

Peligro de ti (poerotic)

No me tientes en tu deseo voraz
que provoca mi anhelo 
de sentirte todo el cuerpo.


Detente por favor, 
que no encontraré consuelo
si me detienes el deseo…


Deseo de tus besos, 
de sentirte en mi lecho
probar tus mieles, tus sales
tu apetito que me envenena
que me deja muerta.


Detente, antes de que empiece
detente, que no pararé
necesitarás saciar mi sed
para que te puedas marchar,
si comienzas con esté juego,
entonces que sea hasta el final
en tu cama, en la mía
eso no importará
hay muchos hoteles 
en los que podemos disfrutar.


¡No, no me hagas pensar más!
no me tientes, que no sucederá
pero si te vuelves a acercar
te juró, que te vuelvo a besar
y entonces, ya nada nos detendrá.

Previo (cuento)

En medio de tus muslos
indagar en el agua que me lleva a tu marea.
Besar tus labios y mordelos,
suave, despacio…
Ir bajando poco a poco por tu cuello desnudo, 
detenerme en tus pezones, duros, provocándome
y saborearlos, una, dos, tres veces las que sean necesarias
incluso con los dientes, 
sentir que me pertenecen…


Sin embargo seguir bajando, sentir el calor de tus movimientos
tu abdomen, besar tu ombligo y seguir bajando
desabrochar tu pantalón,
besar tu piel, dejarme guiar por el aroma de tu miel,
arrebatar aquel pantalón, sentir tus muslos en mis hombros
y disfrutarte…
Comenzar a probarte y beberte, mientras siento como enloqueces…
(……. continuará…..lo demás… hoy no será…)

 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Letras en ti.

Letras en ti

Déjame contarte los cuentos que me he inventado en tu espalda,

los trazos ensalivados que te dibujo en los labios.

Voy a contarte como mis ojos se pierden al mirarte desnuda,

si pudiera compartirte como te me presentas cada que estoy a solas. Te lo diría.

Pero no tengo palabras perfectas para deslizarme por tus caderas,

ni movimientos rítmicos con los que guiarte por el sendero de mis letras.

Bebo de ti, en ti, navego y me ahogo sintiéndote.

Escucho con atención cada una de tus palabras,

las guardo en lo más íntimo de mi ser, las escondo, me las apropio.

Miro tus labios besándome y no puedo creerlo,

¡Cómo algo puede ser y sentirse tan bello!

Me sorprendo, me invade la felicidad y luego el miedo.

-¿Y si duele?-  Preguntas. -¿Y si duele?- Pienso.

Sanará, te contesto. Aunque por dentro siento que muero.

No tengo palabras perfectas para describir lo que enciendes al estar junto a mí,

y esa sonrisa que no reprimes, ese silencio, ese gemir,

esos cambios en los que me dejas apropiarme de ti.

Tienes control sobre mí. Hoy me siento tan de ti.

De ti, la nada.

De ti, la nada

Me dejé en ti los deseos, el sudor en nuestros cuerpos. El sabor de tus senos erectos rozándose con los míos, frenéticos, extasiados, plenos.

Me dejé en ti los secretos, los senderos de mi cuerpo, dibujando mapas en tu espalda, en tus rodillas, en las nalgas.

Bebí café contigo, te dediqué mis insomnios, mis arribos.

Sentí tus uñas desgarrarme la espalda, así como tus palabras mi alma, me abracé a tus piernas, te hice mía, me volviste dicha.

Pero un día sin decir más, te marchaste. Dejándome con la fiera cruel de tu indiferencia, con el sonido continúo de tus gemidos entre mis sábanas. Y ahora me he quedado aquí, recordándote con tantas ganas, inventándote en otras espaldas. Porque aún dándote todo, recibí de ti: nada.