¿Será posible?

¿Será posible que tus palabras sean falsas, que tus caricias sean vanas, que no sea mas que una carcasa para mantener mi interés entre tus andanzas? ¿Será acaso que todo lo que dices, haces sea una  completa y elaborada mentira? Un plan diseñado para volverme uno de los trofeos más a la repiza de tus…

Contradicción.

No te quieres enamorar: me dices. Mientras con delicadeza  cruzas tus dedos entre los míos, y me sostienes con fuerza.  No me quiero enamorar: te digo. Mientras permito que te cobijes entre mi abrigo. Me hablas de tus tantas otras aventuras, de cómo eres cuando nadie te importa, te escucho y te observo detenidamente, mientras…

Ahora que apareces.

Me parece tan extraño el volver a verte. No te miento que los recuerdos me vinieron de golpe, aquellas largas charlas ¿de qué? ahora las he olvidado. Aquellas caminatas tomadas de la mano tan solo para detenernos y darnos un beso apasionado. Ahora que apareces, ¿qué te digo? Cuando nos separamos creí que no volvería…

Te cuento.

Fue tu sonrisa la que tierna se ha quedado impregnada en mi cabeza, el sabor de tus besos desatando mi deseo, ha sido tu nombre el que constante pronuncio Te cuento que eres la más bonita de mis historias, inexplicable nuestro encuentro, me hacen falta las letras para expresarlo, y sin en cambio quisiera gritarlo. Quisiera dejarme…

No queriendo.

Te espero, dibujo en mi mente el momento en que he de conocerte, me invento mil historias que aún no vivimos y que sin duda ansío. Te he dibujado mil veces en las noches donde en mi cama vacía queda un espacio dedicado a tu sonrisa. Donde mi piel encuentra tus caricias, y la felicidad…

Te propongo algo.

Te propongo un trato,  escapémonos un fin de semana, a cualquier lado,  démonos un encerron en algún cuarto. Elige el panorama que quieras ver por la mañana  bosque o playa, admirar por la ventana. Escapemonos un fin de semana,  lejos del ruido, de la vida, de las que somos hoy, enredémonos en las sábanas  hasta…

Inspiración.

Te recorro y sé que estoy mil distancias luz de volver a ser la misma, la de ayer, la que aún no te conocía, aquella envuelta en melancolía, que no sabía que podía volver a sentirse deseada, exquisita, tan plena como ahora entre tus brazos. Duermes sonriendo y no puedo creerlo, aquel día desperté sin saber…

Fui yo.

¿Cuántas noches amor, habrás llorado por mí entre sus brazos?, cuando aún tu corazón pronunciaba mi nombre, cuando eran mis labios los que provocaban tu deseo.  ¿Cuántas noches amor, ella te habrá consolado? De alguna discusión, o de un trago amargo a mi lado. Nunca lo había pensado, quizá fue esa forma en la que…

Te me antojabas.

Te me antojabas prohibida, a veces tan distante, otras tan íntima. Te me antojabas bajo la luna llena, probarte un beso, secreto, lujuria divina. Y entonces vienes y te me presentas altanera, con esa belleza inexplicable que me atrapa. Vienes con esa cadencia y esa mirada tierna, que no me se explicar, que me cohibe…

De formas inesperadas

  A veces el amor llega de formas inesperadas, y te atrapa en medio de una conversación, y te susurra al oído que ya ha venido. A veces llega súbitamente, agarrándote en medio de la nada, de un pensamiento vano, te coge de repente y te toma de la mano. Como me gustaría que fueras tu, a…

Me enamoré de ti.

Y fue el recuerdo del sabor de tu beso lo que puso calor en mí. Y añoré con el alma, que fuera tu mano la que tomaba abrazada a mi cama para poder dormir.