De amor y otras desventuras | Quotes

Anuncios

Si sucede.

Ya habremos de encontrarnos,

pronunciando nuestros nombres entre susurros,

entre besos ensalivados, y caricias tiernas pero pasionales.

Si sucede, ya tendremos noches para contarnos las estrellas de la espalda,

ya habrá mares de risas, tornados volcánicos de palabras que encienden,

ya habrá saldado cualquier otra deuda de melancolía,

cualquier otra herida.

Y tendremos días y noches compartidas,

ya habrá tiempo para ver las hojas renovarse y caer,

abrigando el frío, y descansando debajo del sol de primavera.

Navegando por lares nuevos, trazando senderos,

abrazando a la vida, la locura, la dicha.

Si sucede, tendremos muchas manías que aprendernos,

ya habrá tiempo de conocernos…

Si sucede escribiremos una historia compartida,

llena de locuras,

de vida, con la fuerza que derrumba toda tempestad.

Dibujaré puentes donde no existan,

y pintaremos de colores aún la pared más fría.

Pero si no,

si no sucede,

que la vida te depare todo esto y más con alguien ajena a mí,

y que a mí, me lleve a los brazos

de quién se quede, aunque en los labios se me quede la proclamación,

Sí, tu cedes.

Mañana me voy a morir: [Parte 2]

Y mañana me moriré temprano

Me moriré a lo lejos

En secreto

Por eso estoy obligado a quitarme la ropa

Hoy estoy obligado a abrir todas las puertas

Estoy obligado a volverme loco

Hoy estoy obligado a salir a la calle

Obligado a tener más amigos

A que me escupan en la cara

A dejar a los perros que me laman hasta los huesos

Hoy estoy obligado a reír a carcajadas

Obligado a gritar sin sentido

Estoy obligado a tirar mi mochila y mis recibos

Obligado a comer sin cuchara

A dormir sin cobija

A coger sin condón

Hoy estoy obligado a encontrar claridad en la amargura y el dolor

Obligado a llorar hasta que se me salgan los ojos

Estoy obligado a decirle hermano a mis amigos y amigos a mis hermanos

Obligado a decirle adiós a todos

A escribir hasta que me harte

Hasta que no encuentre salvación hasta en la última palabra conjugada y descrita por este mismo tablero.

Hoy quiero saber que es dejarlo todo a un lado

Que es agarrar una copa de vino y disfrutar de su aroma

A destruir todos mis platos

A disfrutar de lo que he creado

Esto es lo que me provoca respirar

Solo esto, lo que yo creo

Lo que yo transmito

Que los demás escuchan

Me ayuda a darle calidad al tiempo

Tiempo que ya no tengo.

Sentido al día

Aroma al viento

Hoy estoy hasta la madre de todos.

Y el tiempo se me esta acabando

Y mañana me muero.

 

 (Realmente quiero un cigarro)

Mañana me voy a morir [Parte 1]

El tiempo se me esta acabando

Porque mañana me voy a morir

No tengo tiempo de terminar este libro

Entonces tengo que aprovechar sus pequeñas páginas

No he encontrado paz con mi muerte

Y me duele la cabeza,

Esta llena de confusión y dolor

Esta llena de gris, de humo

Pero ahora debo de concentrarme,

Por que mañana me voy a morir.

Mañana me voy a morir

Y ni siquiera he crecido lo suficiente

Entonces ahora necesito ver mis manos y mi piel

No tengo tiempo de combinar zapatos

Ni de agradecer a mis socios

No puedo ni escuchar los quejidos de mis hermanos

Ni sonreír a mis amigos.

Se me acaba el tiempo y no puedo fumar ni un solo cigarrillo

Porque uno lleva a otro y el tiempo consumido no lo repongo con cenizas

Ya tengo una relación estable, que me da amor

Pero mañana me voy a morir y ahora debo de decirle que la amo

Mañana me muero y no he escogido mi banco favorito

Ni he bajado el último disco que me ha perdido en el tiempo

Entonces ahora debo de escuchar las piezas que lleguen

Y disfrutar las que no llegaran

No me he casado, no me he endeudado

No he sentido pérdida alguna, ni me he drogado hasta el cansancio

No he perdido todo al azar y a la bebida

No he golpeado a mis amistades ni me han vomitado en la puerta

Por eso solo los recuerdo con gracia

No puedo perder el tiempo por que mañana me voy a morir

Y entre todo lo que espero no está lo que deseo

Mañana se acaba el tiempo

Es definitivo

Me muero

Pero entonces, ¿que estoy haciendo?

Estoy perdiendo el tiempo. Ya no lo tengo

Mañana se lo devuelvo a quien siempre lo tenia.

Ya no quiero ser el dueño de mi tiempo.

Ya quiero que se lo lleven.

Mañana ya no soy yo el que esta con ustedes por que mañana me muero.

Entonces hoy dejo a un lado la moralidad y a la sociedad.

Dejo mis costumbres y mis máscaras a un lado.
Dejo lo que puedes llamar responsabilidad o trabajo a la deriva.

Me quito mi ropa y mi sentido común.

Persigo solo lo que deseo. Lo que me va a dar enfoque.

Quiero perseguir el enfoque.

Por que mañana me voy a morir.

Autor: Diego Garfias

¿Me extrañas?

– ¿Me extrañas?- Me preguntó, y su profunda mirada se volvía insegura, sus labios temblaban, había un nudo en su garganta.

La miré, tomé su mano, acaricié su tatuaje, sus anillos, sonreí y le respondí.

Ella suspiro apretando los labios y desviando la mirada como siempre hacía cuando no quería demostrar sus sentimientos, el momento en que su fiera a la deriva quería salir, sin embargo lo reprimió. Ambas habíamos cambiado.

– Yo te pienso, y te extraño- miró mi mano acariciándola, cerró los ojos, se fue muy lejos de mí en esos dos segundos, su pensamiento volaba y yo ya no sabía descifrarla.

– No deberíamos de estar hablando de esto, no deberíamos ni vernos- le dije, aferrando las palabras a mi garganta, deshaciendo nudos dentro de mí, ella sonriente cambio de semblante, burlona como siempre preguntó con inquietud -¿Por qué? ¿te pongo de nervios?

Seguimos hablando largo, tendido, como dos viejas amigas que se reencuentran en algún café, con bromas íntimas, con caricias tiernas que denotaban amor, con un hilo extraño que nunca desapareció. A pesar de los años.

Me contó de su vida, de sus locuras, de cómo me olvidó. Le conté de mis días, de cuanto me dolió.

Al terminar, miró el reloj, se apresuró, como siempre. Pagué la cuenta, llovía afuera, encendí un cigarro y se lo di, hacia frío, saqué la sombrilla, la miré partir.

 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Sin, con sentido.

Por mas que quiero hacerme la desentendida, no puedo evitar que
cuando alguien te nombra mis ojos brillan.

Rendirse sin haberlo intentado no es una opción
Estar cansada ya no es justificación.
Tener miedo no debe ser impedimento.
Hacerlo, intentar una y otra vez hasta que no haya más que hacer.
Todo. Todo. Todo.

Cuando estás alegre disfrutas la música, pero cuando estas triste
comprendes las letras.

No hay mayor poder que el de la voluntad.

Para venganza tu indiferencia en pago a mi estúpido querer.
Cualquier cosa que te haga sonreír incluso si no estas junto a mi, eso
y muchas cosas haría por ti.

Amar de formas no cotidianas.

Ser diferente. Siempre.

 

 

A la que quiero.

Te quiero a partir del ritmo inapropiado de la palabra, de ese encuentro con el otro y sin embargo que soy yo misma mirándote de una forma distinta.

Irónico pensar que antes eras mi locura, mi llanto, mi melancolía, mi deseo inactivo que ahora sucede con cada ser que me indulta de mi teoría.

Te quiero mágica, compartida, tan de ti misma, con esa felicidad anclada a la sonrisa, con esa ironía, ese desapego, esa felicidad inaudita, inverosímil, tan libre que ni yo misma podría alcanzarte con mis alas, pero sí con mis besos.

Mis caricias no son anclas, no son cadenas, son tan solo mapas que van trazándose por tu cuerpo, distancias que se acortan con miradas, momentos que se nombran, que se pronuncian ensalivados y encadenados a lo sublime, a lo ideal, a lo incorrecto.

Toda mi moralidad te alcanza en un desierto desasosiego, toda mi certeza está varada en el instante en que en ti pienso, en el momento en que mi benévola pertenencia me libera de su ceguedad y por lo tanto de la poca o nula actividad de posesión que a mi alma limita.

 

Te quiero porque efímera y candente te me presentas, te me prestas, entregándote coherente ante mi lírica y ritmo, y bastan un par de palabras para hilar a lo íntimo.

Te quiero porque no dices no, pero tampoco accedes fácilmente, porque estiras y aflojas en un juego de seducción que me adhiere, y al mismo tiempo me puedo marchar cada que quiero, buscando en otras esas caricias que en ti ya he devorado, entregándome ciegamente, dejando que el enamoramiento me fulmine y me ataque con ese deseo voraz que me calcina por dentro, ese deseo que a través del tiempo va dejándose como huella permanente de un garabato con la firma de alguien más.

 

Me he detenido a mirarte, a posar en ti la mirada como si no me hicieras falta, como si te conociese desde hace mil años y solo fuera tu cuerpo partículas de mi ser, y antes de ti, pertenecientes a mi sentido de nacer.

 

Te quiero porque aun distante te encuentras en lo más recóndito de mi pensamiento, hilvanando recuerdos que parecieran que fueron hace un par de momentos, te quiero porque contigo no pasa tiempo, no pasa el aire frío en nuestras conversaciones, y no importa si te veo hoy o dentro de dos estaciones, podemos encontrar ese punto donde las palabras se unen en una energía marítima interesante, intensa e incesante.

 

Te quiero, porque hoy, mañana, dentro de mil años tal vez podamos encontrarnos, y ambas, aún sin nombrarnos, nos reconoceremos.

Créeme que sí.

Que he pensado incontables veces, que esto no sucederá, sin embargo no puedo evitarlo, me miro cayendo, envuelta en tus encantos sin saber qué pasará.

Créeme que sí.

Que nos he imaginado, sonriéndonos, besándonos, que sé que podría hacerte feliz. Que a pesar del terror que me consume, tan solo de recordar como te fuiste de mí, justo cuando más te quería, justo cuando me querías ¿por qué no habrías de volver a hacerlo si es que ya no están tan frescos esos sentimientos? y sin embargo siento que haría casi cualquier cosa por mirarte despertar junto a mí.

Créeme que sí. Sé que hace tiempo dejé que te alejarás, que te fueras de mí. Y hoy pienso que no existen las casualidades, que por algo estás aquí, y hoy, pienso, siento y creo que si no te pido que te quedes me podría arrepentir.

Créeme que sí, que a pesar de la duda, te imagino junto a mí.

Y aún sin saber el destino, bueno o negativo, lo quisiera descubrir. Está vez no quiero quedarme con las ganas de sentir. Está vez quiero que te quedes, de la forma que quieras, pero quédate. Créeme que sí.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

 

 

 

 

Deja de mentirme.

 

Hagamos un trato.

Ven siéntate a mi lado, déjame mirarte, observarte por un rato. Pide lo que quieras, yo pago. Solo déjame mirar una vez más tus ojos y esa sonrisa que alguna vez me perteneció. No digas nada, no aún, deja que el silencio se apodere un par de minutos entre nosotras, déjame mirar tu rostro, tus labios que para mi han sido tormenta, tu cabello enredado que tanto me ha causado nudos.

Bien, comencemos. Hagamos un trato, un último trato. No nos mintamos. No pasa nada, más vale un corazón roto de un solo tajo, que en pequeños pedacitos a lo largo del tiempo, paciente esperando algún consuelo. Mírame y con esos mismos ojos, labios, toda tu dime lo qué ha pasado. Venga, lo soportaré, no dejaré de amarte solo porque tu ya no lo sientas, no comenzaré a odiarte porque ya no me quieras.

Solo no me mientas. No alargues la esperanza, ni le des más vueltas, no me digas que me amas y luego no sepas lo que sientas. Tampoco vengas a decirme que merezco más que lo que me puedes dar, porque desde que me aventé al vacío contigo sabía que quería más que un solo momento efímero. Te quería a ti para siempre, pasará lo que pasará. No me mientas, porque me aferre a luchar contra todos mis demonios para mostrarme tal como soy frente a ti. Porque me he tragado mil veces las palabras, los gritos y las lágrimas para no lastimarte más de lo que he causado. Ven, siéntate, mírame y omite si alguna lagrima se me escapa, nunca es fácil decir adiós a quien se ama.

No voy a detenerte, me conoces bien, decides marcharte y no seré yo quien implore que no te largues. Es más, te ayudo a empacar, quisiera guardar en mi clóset cualquier cosa que pudiera recordarte, que tuviera tu aroma, como aquella vez que inundaste mi cama de tus mares. No puedo decirte nada más que seas feliz con quien ahora amas. Recuerdo bien, cuando yo era la que te ilusionaba. Es normal, cualquier nueva ilusión siempre encanta más que las anteriores.

Hazme un favor, cuando te marches no mires hacia atrás, déjame mirar como te vas, como desapareces entre la gente, mientras en mi pecho se enciende un fuego incomprensible de sentimientos.

Deja de mentirme al decirme que fui el amor de tu vida, uno no se rinde tan fácil cuando en el fondo sentimos que lo vale. Tampoco escribas o llames, ya es demasiado difícil entender y querer portarse a la altura. No quieras saber de mi, no habrá más que decir. No te busques en mis letras, porque seguramente te encontrarás en ellas. Y si algún día tienes, uno de esos momentos de debilidad, no caigas, no lo hagas. Pero si lo haces,  nunca me digas que me has extrañado, no confundas a mis emociones, ni a mis debilidades. Nunca te me vuelvas a presentar, porque inevitablemente lo volvería ha intentar.

Declárame un sueño, o una pesadilla como tu lo decidas, de esos, que al despertar, olvidas. Vive tu vida, que yo,  intentaré seguir con la mía.

Cerrado.

cerrado_love

Fue lo último que dijo, aquella. La de cabello enredado.

De fondo musical, “Hicimos un trato” de Alejandro Sanz.

Tengo un trago de vino que se va acabando,

el apetito extinto de la desolación.

Hicimos un trato, canta. Yo… cierro los ojos,

aprieto los dientes, no quiero llorar.

He decidido que ya no lloraré más por ti.

Y me digo que esto es lo último, lo último que duele.

Y borraré de mi piel tus caricias, de mi mente tu sonrisa,

borraré de mi vida esa cadencia de niña berrinchuda.

Corazón mío, se fuerte, ella no volverá.

Cerrado dijo. Y tragué el aliento inflamado de dolor,

¡Y quiero responder, quiero salir a buscarte,

quiero llegar a tu departamento con flores, llenarte de besos,

darte el regalo que vengo cargando a diario desde hace tanto

porque no sabía en que momento llamarías para decirme ven, y

quiero abrazarte, implorarte, decirte que me muero, que no puedo respirar,

que no te dejaré ir, que lo prometimos, que te amo como nunca…!

y por un momento en mi mente, casi lo puedo lograr.

Luego el relámpago de todo llega a mí,

No puedo hacerlo me digo. Y no porque no quiera, sino porque ella no puede.

Y entonces me detengo. Ella no puede. ¿Me quiere?

Quizá sí, y sin embargo nunca logré que creyera realmente en mí.

Hicimos un trato, suena una y otra vez,

Y me pregunto ¿cómo se siente el dolor tangible para quitarlo de un solo golpe?.

Entonces siento las lágrimas derramar y me digo ¡basta ya!

ella tiene razón. No sé tener novia. Y cuando lo dijo

sentí la daga entrando directamente y como el calor de la sangre me corría.

¿Cómo es posible que a la persona que más amas, sea justo quien más te desalma?

Así no es el amor, me digo. No puede ser así.

Entonces llega el arrepentimiento, el reconocer que te volviste

vulnerable cuando le cuentas todo lo que te ha sucedido. Y a pesar de ello, te siente fría.

Y me callo. No lo hiciste tan mal me digo. Pero ya no más, que sea la última por favor, me dice mi tonto corazón.

Y me veo valientemente recogiendo los pedacitos que me dejó,

llenándome las manos de recuerdos, de planes, de escombros tiranos, de promesas, de su olor embriagando mi cama, de las pláticas, de las palabras que injustas no se detienen y siguen nombrándola.

Escucho la canción, se que me parte en dos, que se acomoda justo hoy,

pero no logro entenderla de todo. Cómo si algo dentro mio se negara.

Cerrado. Fue lo último que dijo, y yo me quede sin armas, no hacían falta, ya no estaba en la batalla.

 

 

 

Airy Minor

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx