Te propongo algo.

Te propongo un trato,  escapémonos un fin de semana, a cualquier lado,  démonos un encerron en algún cuarto. Elige el panorama que quieras ver por la mañana  bosque o playa, admirar por la ventana. Escapemonos un fin de semana,  lejos del ruido, de la vida, de las que somos hoy, enredémonos en las sábanas  hasta…

Solo un rato.

Te lo dije claramente, te advertí que no me leyerás, que eran peligrosas mis letras, tanto como mi lengua. Ahora ven, que aquí me tienes, esperando con ansias que me tomes libremente, deseando tus labios, el sabor de tu piel, y saldar todos los días que no nos pudimos ver. Aunque te trate como a…

No va a pasar.

  Te estás negando un mundo de posibilidades a mi lado. Lo sabes, lo sé, negarlo no lo hace menos evidente, ¿Acaso no te das cuenta, cómo tiemblo cada que te acercas? ¿Crees que no siento una caricia en el alma, cuando cruzamos miradas? No te buscaba, no te esperaba, solo deje que me pasarás….

Adictiva.

  Como una droga que temías probar y ahora no quieres dejar, adictiva, sin poder parar, buscando el momento perfecto para volverte a besar. Es tu mirada, el cruce de tus palabras, esos instantes donde ambas nos encontramos, en medio de la gente, un roce, una palabra, una mirada, cualquier cosa que nos indique buscarnos….

Te declaro la guerra.

Esta vez me olvidaré de la tregua, y aunque muera de deseo por sentir tus piernas abiertas, llamando a mi nostalgia a horas inciertas, hoy prefiero declararte la guerra. Que me odies, que evites pronunciar mi nombre, que te duela. Y en esas noches no pienses en nada más que en la pena, de no…

Se necesita valor.

  Para dejarse caer ante la plenitud de un cuerpo deseoso de caricias, y encontrarse entre los silencios después de envolvernos. Se necesita valor para prometerse al otro, y dejarse ahí, expuesto, ante los suburbios del “no sé qué pasará”. Detenerse frente a la penumbra del silencio que no tenernos, de la distancia, del tiempo,…

Cuento reencuentro

Entonces sintió como las piernas le temblaban y se volvió a sentar. Un mar de lágrimas caían sobre la mesa y el té que acababa de llegar.

Con locura enferma

El mundo entero explota dejando una huella infalible en el universo

cada que tenemos un orgasmo.

Al final

Al final, uno no puede evitar lo que es en el fondo, por mucho que lo intente. Dejarse querer, dejarse consentir, dejarse llevar por la pasión de unas tiernas manos acariciandonos como hace tiempo no lo hacen. La novedad, la cacería, el orgullo acrecentado, los mimos, el poder. Dejarse besar sorpresivamente por quienes nos desean con…

3 bloques de Teatro en el Amacalone

En la colonia Álamos cerca del metro Xola, encontramos un pequeño foro teatral del ni más, ni menos reconocido Hector Méndoza, con talleres y una puesta en escena con diversos textos algunos del maestro Méndoza, dirigida por Rodrigo Méndoza nos presentan una variedad de obras cortas divididas en tres bloques para que disfrutes la que…

Te he amado.

Te he amado de mil formas distintas, en tiempos inoportunos, en tormentas de arena llenándome los ojos, en mares explosivos de lava quemándome las entrañas. Te he amado y te sigo amando, en la espera interminable de no poder verte, en los segundos eternos cuando subo a tu auto y te beso. Te he amado…

Te fuiste muy a tiempo.

Justo en el momento en que me invadías el pensamiento, y mis ánimos te comenzaban a buscar todo el tiempo. Te fuiste en el momento perfecto, en el cual extrañarte no es doloroso, es más como esa dulce nostalgia que impacienta poco. Y si te veo, tu sonrisa me ilumina, y es ese extraño romance…