Si sucede.

Ya habremos de encontrarnos,

pronunciando nuestros nombres entre susurros,

entre besos ensalivados, y caricias tiernas pero pasionales.

Si sucede, ya tendremos noches para contarnos las estrellas de la espalda,

ya habrá mares de risas, tornados volcánicos de palabras que encienden,

ya habrá saldado cualquier otra deuda de melancolía,

cualquier otra herida.

Y tendremos días y noches compartidas,

ya habrá tiempo para ver las hojas renovarse y caer,

abrigando el frío, y descansando debajo del sol de primavera.

Navegando por lares nuevos, trazando senderos,

abrazando a la vida, la locura, la dicha.

Si sucede, tendremos muchas manías que aprendernos,

ya habrá tiempo de conocernos…

Si sucede escribiremos una historia compartida,

llena de locuras,

de vida, con la fuerza que derrumba toda tempestad.

Dibujaré puentes donde no existan,

y pintaremos de colores aún la pared más fría.

Pero si no,

si no sucede,

que la vida te depare todo esto y más con alguien ajena a mí,

y que a mí, me lleve a los brazos

de quién se quede, aunque en los labios se me quede la proclamación,

Sí, tu cedes.

Anuncios

A la que quiero.

Te quiero a partir del ritmo inapropiado de la palabra, de ese encuentro con el otro y sin embargo que soy yo misma mirándote de una forma distinta.

Irónico pensar que antes eras mi locura, mi llanto, mi melancolía, mi deseo inactivo que ahora sucede con cada ser que me indulta de mi teoría.

Te quiero mágica, compartida, tan de ti misma, con esa felicidad anclada a la sonrisa, con esa ironía, ese desapego, esa felicidad inaudita, inverosímil, tan libre que ni yo misma podría alcanzarte con mis alas, pero sí con mis besos.

Mis caricias no son anclas, no son cadenas, son tan solo mapas que van trazándose por tu cuerpo, distancias que se acortan con miradas, momentos que se nombran, que se pronuncian ensalivados y encadenados a lo sublime, a lo ideal, a lo incorrecto.

Toda mi moralidad te alcanza en un desierto desasosiego, toda mi certeza está varada en el instante en que en ti pienso, en el momento en que mi benévola pertenencia me libera de su ceguedad y por lo tanto de la poca o nula actividad de posesión que a mi alma limita.

 

Te quiero porque efímera y candente te me presentas, te me prestas, entregándote coherente ante mi lírica y ritmo, y bastan un par de palabras para hilar a lo íntimo.

Te quiero porque no dices no, pero tampoco accedes fácilmente, porque estiras y aflojas en un juego de seducción que me adhiere, y al mismo tiempo me puedo marchar cada que quiero, buscando en otras esas caricias que en ti ya he devorado, entregándome ciegamente, dejando que el enamoramiento me fulmine y me ataque con ese deseo voraz que me calcina por dentro, ese deseo que a través del tiempo va dejándose como huella permanente de un garabato con la firma de alguien más.

 

Me he detenido a mirarte, a posar en ti la mirada como si no me hicieras falta, como si te conociese desde hace mil años y solo fuera tu cuerpo partículas de mi ser, y antes de ti, pertenecientes a mi sentido de nacer.

 

Te quiero porque aun distante te encuentras en lo más recóndito de mi pensamiento, hilvanando recuerdos que parecieran que fueron hace un par de momentos, te quiero porque contigo no pasa tiempo, no pasa el aire frío en nuestras conversaciones, y no importa si te veo hoy o dentro de dos estaciones, podemos encontrar ese punto donde las palabras se unen en una energía marítima interesante, intensa e incesante.

 

Te quiero, porque hoy, mañana, dentro de mil años tal vez podamos encontrarnos, y ambas, aún sin nombrarnos, nos reconoceremos.

Créeme que sí.

Que he pensado incontables veces, que esto no sucederá, sin embargo no puedo evitarlo, me miro cayendo, envuelta en tus encantos sin saber qué pasará.

Créeme que sí.

Que nos he imaginado, sonriéndonos, besándonos, que sé que podría hacerte feliz. Que a pesar del terror que me consume, tan solo de recordar como te fuiste de mí, justo cuando más te quería, justo cuando me querías ¿por qué no habrías de volver a hacerlo si es que ya no están tan frescos esos sentimientos? y sin embargo siento que haría casi cualquier cosa por mirarte despertar junto a mí.

Créeme que sí. Sé que hace tiempo dejé que te alejarás, que te fueras de mí. Y hoy pienso que no existen las casualidades, que por algo estás aquí, y hoy, pienso, siento y creo que si no te pido que te quedes me podría arrepentir.

Créeme que sí, que a pesar de la duda, te imagino junto a mí.

Y aún sin saber el destino, bueno o negativo, lo quisiera descubrir. Está vez no quiero quedarme con las ganas de sentir. Está vez quiero que te quedes, de la forma que quieras, pero quédate. Créeme que sí.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

 

 

 

 

Te Quiero.

Te quiero a partir del ritmo inapropiado de la palabra, de ese encuentro con el otro y sin embargo que soy yo misma mirándote de una forma distinta.

Irónico pensar que antes eras mi locura, mi llanto, mi melancolía, mi deseo inactivo que ahora sucede con cada ser que me indulta de mi teoría.

Te quiero mágica, compartida, tan de ti misma, con esa felicidad anclada a la sonrisa, con esa ironía, ese desapego, esa felicidad inaudita, inverosímil, tan libre que ni yo misma podría alcanzarte con mis alas, pero sí con mis besos.

Mis caricias no son anclas, no son cadenas, son tan solo mapas que van trazándose por tu cuerpo, distancias que se acortan con miradas, momentos que se nombran, que se pronuncian ensalivados y encadenados a lo sublime, a lo ideal, a lo incorrecto.

Toda mi moralidad te alcanza en un desierto desasosiego, toda mi certeza está varada en el instante en que en ti pienso, en el momento en que mi benévola pertenencia me libera de su ceguedad y por lo tanto de la poca o nula actividad de posesión que a mi alma limita.

 

Te quiero porque efímera y candente te me presentas, te me prestas, entregándote coherente ante mi lírica y ritmo, y bastan un par de palabras para hilar a lo íntimo.

Te quiero porque no dices no, pero tampoco accedes fácilmente, porque estiras y aflojas en un juego de seducción que me adhiere, y al mismo tiempo me puedo marchar cada que quiero, buscando en otras esas caricias que en ti ya he devorado, entregándome ciegamente, dejando que el enamoramiento me fulmine y me ataque con ese deseo voraz que me calcina por dentro, ese deseo que a través del tiempo va dejándose como huella permanente de un garabato con la firma de alguien más.

 

Me he detenido a mirarte, a posar en ti la mirada como si no me hicieras falta, como si te conociese desde hace mil años y solo fuera tu cuerpo partículas de mi ser, y antes de ti, pertenecientes a mi sentido de nacer.

 

Te quiero porque aun distante te encuentras en lo más recóndito de mi pensamiento, hilvanando recuerdos que parecieran que fueron hace un par de momentos, te quiero porque contigo no pasa tiempo, no pasa el aire frío en nuestras conversaciones, y no importa si te veo hoy o dentro de dos estaciones, podemos encontrar ese punto donde las palabras se unen en una energía marítima interesante, intensa e incesante.

 

Te quiero, porque hoy, mañana, dentro de mil años tal vez podamos encontrarnos, y ambas, aún sin nombrarnos, nos reconoceremos.
 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

¿Lo intentamos?

Ven, acércate a mi marea,

déjame hacerte poema.

¿Lo intentamos? ¿Qué podría salir mal?

Que se nos rompa el corazón, que no funcione y exista un adiós.

Pero… ¿Y si funciona?

Ven, acércate, déjame ver tus heridas, te mostraré las mías,

no he dejado de creer, no he dejado de sentir, no he dejado de suspirar

ni he dejado de pensar un solo segundo en ti.

Ven, caminemos, atrévete.

No te prometo que seré la mejor,

tengo errores, fallo, me equivoco, tal vez algún día te haga llorar.

Pero siempre estaré dispuesta a mejorar,

buscaré la forma de compensarte, de hacerte sonreír.

No te digo que soy un buen partido,

pero te puedo asegurar que si lo intentamos,

sanaré cualquier herida que tengas, besaré tus cicatrices, te haré el amor como nadie.

Si lo intentamos, si decides quedarte, si quieres probar.

¿Qué malo podría pasar?

Total…

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx