Te dejo libre.

Para que vayas, 

para que estremezcas, 

para que le rompas los sueños

y te llenes de insomnio el deseo 

con tu indiferencia,

Te dejo ahí, sola, loca, indecisa, indispuesta, 

con todas las locuras que no me dejas. 

Para que vayas y corras, para que le grites a la vida que me tuviste.

Te dejo libre, para que mi amor desmesurado se desborde, lo tires.

Para que busques en otros mares las olas que me revolcaste,

para que encuentres el volcánico deseo, para que te penetren otras pieles. 

Te dejo libre para que cantes, bailes, para que te embriagues, para que te duelan los huesos de tanto tener sexo, para que te ardan los labios, para que pruebes la droga de otros mundos, para que borres de tu piel hasta mi caricia más suave.

Te dejo libre para que te ahogues en mocos y lágrimas, para que encuentres consuelo en otro abrazo, para que te arda la piel de tanto broncearte, para que nades, para que viajes, para que encuentres los huevos que te faltan.

Te dejo libre amor, para que grites, para que tengas orgasmos, para que te duermas en otros brazos, para que no te queden ganas de volver a lastimar a alguien, para que conozcas la divinidad de despertar y admirar un bello paisaje, para que te sorprendas de mirar las estrellas, para que creas que en el mundo hay cosas bellas. 

Te dejo libre, para que vayas y te encuentres, te mires a ti misma como realmente eres, para que te duela reconocerte, para que te aceptes.

Para que bebas y pruebes, para que encuentres el camino de regreso, para que traces nuevos senderos, para que dibujes tus pasos en otros labios.

Para que me busques en otros mares, para que regreses con ganas de nunca volver a irte, para que me sueñes, para que me compares, para que me extrañes. 

Para que encuentres al amor de tu vida,  te dejo libre amor, para que vivas, para que mueras, para crecer, para ser todo lo que conmigo no fuiste. 

Para que encuentres por fin, eso que tanto quisiste.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Anuncios

Te Quiero.

Te quiero a partir del ritmo inapropiado de la palabra, de ese encuentro con el otro y sin embargo que soy yo misma mirándote de una forma distinta.

Irónico pensar que antes eras mi locura, mi llanto, mi melancolía, mi deseo inactivo que ahora sucede con cada ser que me indulta de mi teoría.

Te quiero mágica, compartida, tan de ti misma, con esa felicidad anclada a la sonrisa, con esa ironía, ese desapego, esa felicidad inaudita, inverosímil, tan libre que ni yo misma podría alcanzarte con mis alas, pero sí con mis besos.

Mis caricias no son anclas, no son cadenas, son tan solo mapas que van trazándose por tu cuerpo, distancias que se acortan con miradas, momentos que se nombran, que se pronuncian ensalivados y encadenados a lo sublime, a lo ideal, a lo incorrecto.

Toda mi moralidad te alcanza en un desierto desasosiego, toda mi certeza está varada en el instante en que en ti pienso, en el momento en que mi benévola pertenencia me libera de su ceguedad y por lo tanto de la poca o nula actividad de posesión que a mi alma limita.

 

Te quiero porque efímera y candente te me presentas, te me prestas, entregándote coherente ante mi lírica y ritmo, y bastan un par de palabras para hilar a lo íntimo.

Te quiero porque no dices no, pero tampoco accedes fácilmente, porque estiras y aflojas en un juego de seducción que me adhiere, y al mismo tiempo me puedo marchar cada que quiero, buscando en otras esas caricias que en ti ya he devorado, entregándome ciegamente, dejando que el enamoramiento me fulmine y me ataque con ese deseo voraz que me calcina por dentro, ese deseo que a través del tiempo va dejándose como huella permanente de un garabato con la firma de alguien más.

 

Me he detenido a mirarte, a posar en ti la mirada como si no me hicieras falta, como si te conociese desde hace mil años y solo fuera tu cuerpo partículas de mi ser, y antes de ti, pertenecientes a mi sentido de nacer.

 

Te quiero porque aun distante te encuentras en lo más recóndito de mi pensamiento, hilvanando recuerdos que parecieran que fueron hace un par de momentos, te quiero porque contigo no pasa tiempo, no pasa el aire frío en nuestras conversaciones, y no importa si te veo hoy o dentro de dos estaciones, podemos encontrar ese punto donde las palabras se unen en una energía marítima interesante, intensa e incesante.

 

Te quiero, porque hoy, mañana, dentro de mil años tal vez podamos encontrarnos, y ambas, aún sin nombrarnos, nos reconoceremos.
 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Buen viaje.

Deje pasar el tiempo,

mientras compartía mi vida con alguien más

y nunca tuve la oportunidad

de agradecerte, lo feliz de aquella vez.

Tomo ese recuerdo de vez en cuando

como mi momento feliz.

Aquella botella, queso, uvas,

la música recorriéndonos los sueños,

mi cama sobre el suelo, tu fantástico cuerpo.

Nunca pude agradecerte lo dichosa que me hiciste,

ni los besos, ni los versos en tu espalda,

ni los trazos que a nadie más le he dibujado.

Te me fuiste aquella vez, como te vas ahora,

lejos, a un lugar donde no puedo alcanzarte.

Has sido la persona más libre que he conocido,

y la más leal. ¿Cómo se paga aunque sea un momento de tanta felicidad?

Nunca te escribí, más que aquel texto que sabías era para ti,

sin embargo hoy que me siento libre,

puedo ir corriendo a abrazarte y decirte que gracias,

buen viaje a donde quiera que vayas.

Gracias por tu sonrisa, por las breves caricias,

por compartirme un tanto de tu vida,

tus amigos, tus reuniones, por hacerme parte de algo que no pertenecía.

Eres mi recuerdo feliz, y ahora que te vas de nuevo, te lo puedo decir.

Gracias simplemente ¡por existir!.

 

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Al final

remember_ptx

Al final, uno no puede evitar lo que es en el fondo, por mucho que lo intente.

Dejarse querer, dejarse consentir, dejarse llevar por la pasión de unas tiernas manos acariciandonos como hace tiempo no lo hacen. La novedad, la cacería, el orgullo acrecentado, los mimos, el poder.

Dejarse besar sorpresivamente por quienes nos desean con loca pasión desbordada, por quienes nos admiran, por quienes suplican tan sólo por un segundo poder tocarnos, poder sentirnos de ellos.

Dejarse en suspiros, en letras, en canciones, en recuerdos para hacerles la vida más placentera, para sentirnos deseados, plenos, amados.

Uno no puede evitar dejarse desear en pensamientos ajenos. Uno no puede evitar ser lo que es en el momento, en el efímero, en el instante que nunca regresará.

Uno no puede dejar de inspirar, ni de sentirse bien cada que alguien nos desata.

Al final uno se queda, con sabores ajenos, con miradas, con olores, con sonrisas, con momentos. Con recuerdos que se toma de vez en vez para volver a sonreír, para volver a sentir.

Al final, uno no puede evitar ser lo que se es, por mucho que se quiera cambiar, por mucho que se quiera sentirse solo de uno. Hay personas que no podemos evitar dejarnos un poco o tal vez un mucho en otros, aunque siempre terminemos regresando al mismo lugar.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx