No queriendo.

Te espero, dibujo en mi mente el momento en que he de conocerte, me invento mil historias que aún no vivimos y que sin duda ansío. Te he dibujado mil veces en las noches donde en mi cama vacía queda un espacio dedicado a tu sonrisa. Donde mi piel encuentra tus caricias, y la felicidad…