Olvídalo.

Eran tus ojos, tus manos, tus labios.
Eran los momentos que compartíamos, los gritos, los anhelos disfrazados de espera, de “amor”.
Olvídalo. No queda nada en mí de aquel amor, no queda rastro de tu saliva por mi cuerpo, ni huella impregnada de tu imagen en mis recuerdos. No hay aroma en mi ropa que me recuerde a la dulzura de tu perfume, ni espacio en mi alcoba donde haya pronunciado tu nombre.
Son mis manos las que han borrado tu ausencia, es mi esófago el que arde con cada gota de alcohol con la que me enveneno, duele menos que recordar tu cuerpo, me arde menos que las ganas que de saber de ti tengo.
Olvídalo.
Me he mudado, he empacado todas mis cosas y les he prendido fuego, todo aquello que tocaste ahora no existe, incluyendo mi corazón, mi deseo, mi pasión. He escrito mis sueños contigo en un pizarrón, y lo he borrado todo, no ha quedado ni huella de tiza de este amor.
Eran tus piernas, tus tatuajes, tu risa estridente, tu cabello alborotado cayéndome en la cara, tus nalgas, tu espalda, tu sumisión momentánea.
Era yo, la que corría, la que amaba, la que soltaba el alma entera si es que te hacía falta. La que ya no existe, la que se quedó con una maleta llena de momentos, de recuerdos, de sueños, de promesas rotas, hechas trizas sobre el suelo donde te esperaba.
Eran tus consejos, tus palabras, tus charlas, tus ideas locas, creativas, repentinas, tu dulzura, tu mirada, eran los pedacitos de tu vida que me compartías. Tus lecturas, tus exigencias, tus fotografías.
Eran tus silencios, tus reclamos, tus celos inexplicables, tus berrinches, tu ternura desbordada cada que te abrazaba el alma. ¡Olvídalo!
Yo, la que se quedó re-armandose, re-costruyendo paisajes, anhelos, ideas, sentimientos. Olvídalo, ¡qué vas a saber tú de extrañar si ya tienes consuelo en brazos de alguien más!
¡Qué vas a saber de cómo, de cuánto, de dónde, de tanto! De todo lo que me ha costado, del trozo de vida que te has llevado, de que cada paso ha sido desgarradoramente lento, voraz, quemante, de hierro y al mismo tiempo tan frágil como si rompieras con un mazo un bloque de hielo.
¡Olvídalo!
Eras tú, joya preciada, mi bien, mi amada, mi mundo entero haciendo implosión, era yo tu nada, tus no ganas, tu aventura, una más en tu lista, un puente, no memorable.
¡Olvídalo!
De todo lo que te pedí, aquello que nunca cumpliste, ojalá incluyas mi ¡olvídalo! porque ciertamente yo no puedo… Una parte de mi aún no quiere.
Una parte de mí aún piensa en tu regreso, pero todo lo anterior me grita fuerte con un estruendo. ¡Olvídalo!

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Anuncios

Me voy

Vuela amor, que pronto olvidándome te encontrarás.

Me voy por todo aquello que no comprendes,

que no quieres ver, por esos “dramas” que no supiste entender.

¿Cuándo fue la última vez que me dijiste te amo?

Recuerdas cuando fue la última vez ¿que me tomaste entre tus labios?

Me voy amor,

no digas más. No intentes detenerme ya hay en tu vida quien me saqué de tu mente.

Ve con ella amor, que tanto te ha revolucionado, y que cuide de tu amor, tanto como yo he fallado.

No me prometas nada, ya no digas más palabras,

todo lo que digas lo desecharé aún si fuera bueno,

pues mi amor fue tan grande, como tus mentiras y tu ego.

Me voy amor, porque no puedo tolerarlo,

porque tus mentiras y palabras han sido tan crueles, que no se ni cómo he aguantado.

¿Cuando fue la última vez que fuiste mía?

¿Acaso recuerdas, como entre besos me mentías?

Me voy amor, y no es tu culpa. Lo nuestro tenía una fecha caduca.

Mi amor no compagina con tu libertad, y tu libertad no tolera mi necesidad.

Si has encontrado a alguien que te entiende, que te cuida y que no corta tus alas, quédate con ella ya no digas nada.

Solo no preguntes por mí, no trates de venir,

solo por favor, déjame vivir, estaré bien mientras tu seas feliz. No te preocupes por mí.

Y comienza a su lado a construir, la vida que yo siempre quise junto a ti.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx