Infinita

Te me has escapado como el agua entre los dedos. Una y otra vez te me presentas como una historia inconclusa en espera de un final determinado. Has dejado en mi una huella tan profunda que vuelve suspendida y reluciente cada que te me apareces, un vuelco a mi corazón lo golpea como un rayo…

Te me antojabas.

Te me antojabas prohibida, a veces tan distante, otras tan íntima. Te me antojabas bajo la luna llena, probarte un beso, secreto, lujuria divina. Y entonces vienes y te me presentas altanera, con esa belleza inexplicable que me atrapa. Vienes con esa cadencia y esa mirada tierna, que no me se explicar, que me cohibe…

Si pudieras  mirarte como yo te miro, encontrar en esos labios, la saciedad que yo suplico. Mirarte, a través de estos ojos que te veneran, que aún al pasar de los años, con tus brazos sueñan. Me da miedo que me veas, que notes en mi mirada como se me desborda el alma. Y ese…

Es inevitable

-¿ La conoces? – Sí, ¿por qué? – Te gusta, te gusta muchísimo. – Sonreí y la miré ¿Por qué dices eso? – Porque te conozco mejor que nadie, por como la miras, estás loca por ella. Y sí. ¿Cómo decirle qué no? ¿Cómo mentirle ha aquella mujer que tanto me amó, la que mejor me…

A usted, querida amiga.

Por no decirle querida mía, por no faltarle, por si acaso, en algún momento me llegase a necesitar. Porque por su mirada, desvío la mía, con temor a que mi amor desmesurado sea descubierto, entre tantas miradas, entre tantas andanzas. A usted que con anhelo le venero, y usted sin saberlo. Que mi abrigo le…

Te fuiste muy a tiempo.

Justo en el momento en que me invadías el pensamiento, y mis ánimos te comenzaban a buscar todo el tiempo. Te fuiste en el momento perfecto, en el cual extrañarte no es doloroso, es más como esa dulce nostalgia que impacienta poco. Y si te veo, tu sonrisa me ilumina, y es ese extraño romance…