Amigo mío.

Hace años juré que no me pasaría lo mismo, pero sin poder evitarlo, caí en sus brazos,  amigo mío, perdón. Sabía perfecto que morías por probar sus labios,   yo aquella noche, me embriague de su sabor.  Pero mi cuerpo, mi mente y mi alma  despertaron aquella sensación,  me creía perdida y ella me encontró.  Lamento…