Beso robado

¿Cómo te digo que no? Si sonrío inevitablemente cuando te miro, quizá fueron las luces, la música o el alcohol, quizá fueron los roces, tu escote o tu voz. Tal vez eran las ganas que tenía de mirarte más cerca, o de escucharte hablar sin parar, quizá fue solo el momento, que no quise dejar…

Adictiva.

  Como una droga que temías probar y ahora no quieres dejar, adictiva, sin poder parar, buscando el momento perfecto para volverte a besar. Es tu mirada, el cruce de tus palabras, esos instantes donde ambas nos encontramos, en medio de la gente, un roce, una palabra, una mirada, cualquier cosa que nos indique buscarnos….

Tenías que ser tú.

La de mirada ajena, fría, penetrante, la de ojos oscuros, grandes, que me deshacen. La de palabras ausentes, la indiferente, la de letras inconclusas, pero que brotan tal cual cascada. Tenías que ser tú, la del abrazo rápido, corto, golpeado. Tan breve como el golpeteo de mis dedos en las teclas. La de pausas, letras…

Está vez no.

Está vez no es sobre ti, está vez no hablaré de tu cabello, ni de tu piel, ni de tu cuerpo. Está vez no es sobre ti, ni de tus labios, ni de tus manos, ni de esa sensación de calor que tengo si me escribes, si me dices que me amas. Está vez no…

Un minuto de pasión.

Con dolor con amor, con todos los sentimientos que se confunden en un minuto de pasión. Y mi corazón como drogado intentando no pensar en tu amor.. Yo… entusiasta compañía que le ameniza el tiempo a otras vidas.. En un minuto de pasión puedo entregar mi corazón pero este volverá a ser mío al salir…

Mírame.

Mírame a los ojos y mírame bien mírame y dime que mis labios no te supieron a miel.. Mírame a los ojos y mírame bien dime que no hay esperanza que no debería de enloquecer No, y es un no decidido al menos eso es lo que pienso cuando estoy contigo pero como le hago…

Créeme que sí.

Que he pensado incontables veces, que esto no sucederá, sin embargo no puedo evitarlo, me miro cayendo, envuelta en tus encantos sin saber qué pasará. Créeme que sí. Que nos he imaginado, sonriéndonos, besándonos, que sé que podría hacerte feliz. Que a pesar del terror que me consume, tan solo de recordar como te fuiste…

Todavía.

Aún disfruto si te pienso, se me alborota la razón y juegan mis emociones alterándose de muchas sensaciones. Aún sonrío estúpidamente si me escribes, y siento como voy buscando razones sin sentido para hablar contigo, Todavía me nace un suspiro que no tiene objetivo, va mi cuerpo navegando inconscientemente y nuevamente en las olas de…

Irremediablemente. 

Me encuentro buscándote, pensando en tu sonrisa que tierna me aniquila. En ese cabello roto y alborotado que define tu silueta, puedo reconocerte tan solo con ver tu sombra. Irremediablemente, me gustas. Me acerco a ti para rozarte, para oler tu perfume, para dejar que me invadas como te plazca. Y aunque no quisiera, me…

Náuseas.

Me produces náuseas, palpitaciones precipitadas en un corazón completamente hecho mierda. Furia, rabia, gritos que ahogo y golpes no dados en está tierra de despojo. Me produces ansias, delirios, pensamientos tiranos, ganas de nunca haberte conocido, ganas de despertar y no saber que en mí vida has existido. Nudos en la garganta, llanto, me revuelves…

Amigo

¿Cuántos versos acobardados seguiremos guardando? Poeta nocturno, melancólico prisionero de sus piernas. Estamos derrotados, somos amantes, buscando, leyendo, encontrándonos en otras letras. Y en todas, ella. Amigo mío, con que facilidad caemos presas de sus mares, de sus desprecios, de sus ojos llenos de fuego indiferente. Somos fieles inocentes, enamorados. Siempre dejándonos en algunos brazos,…

Regalos:

Te he escrito durante mucho tiempo, muchos días, noches, ausencias. Te he escrito como se le escribe a la locura. Amándote.