[Cuento]Un día.

el

Se fue, decidida, temerosa tomó sus cosas y se largó. Decidió cerrar aquella puerta, pero sin llave, no vaya a ser, que algún día…

Cambió sus hábitos, conoció gente, salió, se divirtió, bailó hasta cansarse, intentó enamorarse. Escribió, hizo todo lo que creyó necesario para salvar su corazón, para sanarlo, para recuperarlo, para poder encontrar “el amor”.

No la buscó, no la llamó, no la siguió. Se apartó de todo contacto posible, y cada que el ansia y la desesperación la abrazaban, cada que se volvía loca por saber de ella, por escribirle, por escuchar su voz, se detenía en seco. Tomaba el móvil y se decía. Cualquier cosa que encuentres al buscarla no va a gustarte, cualquier cosa que te diga va a herirte, va a lastimarte, no te hagas esto, nos ha costado mucho ir saliendo”. 

Entonces hacía cualquier otra cosa, tomaba café, iba al cine, caminaba largas horas, a veces sin o buscándolo se dejaba en alguna piel, siempre vacía, siempre queriendo dormir sola, sin esa nueva compañía, lo intentó todo.

Hizo nuevas rutinas, nuevas amigas, nuevos vicios, nuevos tormentos, nunca ni un segundo dejó de adorarla. Todos los días pensaba en ella, a veces poco, a veces mucho. Y se preguntaba ¿por qué, con quién? Y se respondía Ella está bien, no me necesita, lo sé. 

Nunca sé preguntó ¿qué hubiera pasado si se aferraba a ella? no quería saber las respuestas, ese camino le hubiera lastimado más que este. No volvió a mirar sus fotos, no tenía como encontrarla, ni como leerla, ni como saberla. Sabía que si se lo proponía podía hallarla, pero ¿para qué?. Solo abrazaba el recuerdo de aquellas tardes, de aquellos besos, miradas, pláticas, de aquellos pequeños momentos que significaban todo. Solo se quedó con ese último beso y ese último abrazo. No tenía nada más que sus recuerdos.

Una mañana mientras caminaba y admiraba el fresco, la vio de lejos. Idéntica, maléfica, extraordinaria, siempre con esa belleza sublime aún cuando andaba en fachas.

Y entonces su corazón volvió a latir, con la fuerza impetuosa de un torrente de emociones, con el cúmulo de rayos y extravagancias almacenadas con los años. Y la respiración se le cortó, sus pupilas se abrieron, y miró todo alrededor de manera tan distinta, tan nueva, fue como si despertará de un sueño. Y tragó saliva, respiro profundo, dio media vuelta y siguió su camino. ¿Quién podía ser ella para entrometerse en su destino?, prefirió seguir lejos de su vida antes que interferir en su felicidad.

Y siguió viviendo así, lejos de ese amor, ese, que nunca olvidó.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

 

 

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Camila dice:

    No tengo palabras para describir que he sentido al leer tu escrito. Tus palabras fluyen puramente por los rincones de mis propios recuerdos. Bravo!!! no dejes de escribir. Te seguiré leyendo. Un abrazo desde pedazos de miel en jaula.

  2. Camila dice:

    Me has llevaro a recordar cosas que pense estaban olvidadas. Tus palabras fluyen deliberadamente por mi corazon. Bravo!!! sigue escribiendo. Un saludo desde pedazos de miel en jaula

  3. muy bueno gracias por compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s