Es inevitable

el

-¿ La conoces?

– Sí, ¿por qué?

– Te gusta, te gusta muchísimo.

– Sonreí y la miré ¿Por qué dices eso?

– Porque te conozco mejor que nadie, por como la miras, estás loca por ella.

Y sí. ¿Cómo decirle qué no? ¿Cómo mentirle ha aquella mujer que tanto me amó, la que mejor me conoce, la que sabe perfecto que hace años que me perdió. La que siente como se le consume el alma, cuando me observa, mirarla.

Solo pude sonreír, entonces me paré y fui hacia ella, con el corazón temblando, me acerqué, ella me sonrió, estaba de tan buen humor, y yo la miraba, me sentía tan feliz de verla ahí. De verla sonreír, que solo acaricié su mano.

Toda la noche la mirada se me escapaba hasta donde ella estaba, inevitablemente.

Hay personas que siempre van a gustarnos, me decía desde hace años a mí misma, ¿y cómo no? ¿Cómo no encariñarse si está cuando uno la necesita, si bromea, si ríe, si me comparte aunque sea un poquito su vida? ¿Cómo no encariñarse si se hace presente, si se preocupa, si me hace reír cuando sabe perfecto que le miento al decirle que estoy bien? ¿Cómo no quererla, si es tierna, si es bondadosa, si es buena? ¿Cómo no encariñarse con esos ojos oscuros y profundos, con ese cuerpo delgado, con ese cabello alborotado, con esos labios que siempre se me muestran antojables y prohibidos? ¿Cómo no añorar su abrazo, cuando es fuerte, cálido, juguetón?.

Sí, sí me gusta, es inevitable, es inevitable qué mi corazón loco, tonto, ilusionado la imaginé junto a mí, es inevitable querer hacerla sonreír, es inevitable pensarla, es inevitable suspirar si es que llama. Es inevitable hacer hasta lo imposible por hacerla feliz, por buscar la manera de hacerla sonreír. Es inevitable alimentar está loca ilusión de un corazón que no tiene posibilidades.

Fue hasta ahora que lo comprendí, el porque es inevitable quererte. Es tu ternura, tu personalidad juguetona, tu apoyo cuando menos lo esperaba, tu abrazo y tu consuelo cuando más lo necesitaba, tu completa esencia girando alrededor de mi existencia.

Si me lees, no te vayas, no te alejes, no me dejes en la oscuridad de tu indiferencia como aquella vez en la que condenaste y desahuciaste mi amor desesperado. Porque hoy, cómo aquella vez sigo sin pretender nada, con la única diferencia de que está vez no dejaré que te vayas.

AIRY MINOR

Twitter: @miniptx

FB: Insomnes Accidentales

Instagram: Miniptx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s